¿Quieres Jugar en la nube? Gaming as a Service (GaaS)

Esta semana vamos a tratar el tema del Cloud Gaming, Gaming as a Service o lo que es lo mismo vamos a hablar de jugar en la nube.

"El cielo está enladrillado" por Julio Aedo

“El cielo está enladrillado” por Julio Aedo

Ya son bastantes los proveedores de servicios “Top of mind” que se han puesto a jugar. Por poner algunos ejemplos: Nvidia Grid, Game center de Apple y Google play games.

Incluso el gigante Microsoft utilizando su cloud gaming service se encuentra haciendo pruebas. Según Tom Warren especialista en Microsoft para The Verge parece que los de Redmond están intentando dar respuesta a la adquisición por parte de su competidora Sony de la tecnología streaming de Gaikai.

Otra de las noticias respecto a GaaS que nos ha sorprendido recientemente es la siguiente, en la que se baraja la posibilidad de que playstation 5 de Sony acabe siendo un servicio de Cloud y no una consola. Os daréis cuenta de que todos los caminos llevan a Roma la nube.

Nos queda claro que el producto es “cool” y que abarca un nicho de mercado cuando menos interesante, activo y sin demasiados límites de edad pero tenemos algunas preguntas:

Realmente ¿En qué consiste el Cloud Gaming?

Según Wikipedia:

“Juego en la nube, también llamado juego bajo demanda, es un tipo de juego en línea que permite la transmisión (streaming) directa y bajo demanda de juegos en un ordenador mediante el uso de un cliente ligero, donde se almacena el juego real en el servidor de la compañía del juego y es transmitido directamente a las computadoras con acceso al servidor a través del cliente. Esto permite el acceso a los juegos sin necesidad de una videoconsola y en gran medida hace que la capacidad de la computadora del usuario sea una cuestión sin importancia, ya que el servidor de la compañía es el sistema que está ejecutando las necesidades de procesamiento. Los controles y las pulsaciones de los botones por parte del usuario se transmiten directamente al servidor, donde se registran, y el servidor envía de vuelta la respuesta del juego a los controles de entrada. Este proceso funciona con rapidez, con “menos de una milésima de segundo de retraso”, lo que permite una experiencia de juego casi perfecto. Además, una conexión a Internet de bajo nivel también serviría para la conexión al servidor, con sólo una “conexión DSL de 1.5 Mbps” sería suficiente para una televisión de definición estándar”

 Y ¿Qué ventajas ofrece el Gaming as a Service?

Entre otras se nos ocurren:

  • Acceso a un catálogo de juegos ilimitado guardados en la nube

  • Posibilidad de acceder desde distintos dispositivos (PC, Mac, tablet, Smartphone o TV de última generación y alta calidad de imagen)

  • Ahorro económico al no tener que invertir en equipos nuevos, ni en discos, ni realizar descargas, ni instalaciones, ni parches de actualización. Se dispone de tecnología actualizada en todo momento.

  • El dispositivo desde el que se accede no consume capacidad propia porque el procesamiento se hace a través del servidor cloud.

Pero ¿y cuáles son las desventajas del Cloud Gaming?

Pues la principal desventaja es que el mercado no parece estar todo lo preparado que debiera.

Para ilustrarnos un poco más sobre el tema nos apoyaremos en el artículo de Cloud Tweaks titulado “Cloud Gaming Is Ready: The Games Industry Isn’t”

Para acabar el artículo e intentar aclararos un poco más el tema os dejamos un video de onlive.com y que se titula What is Cloud Gaming?

Y ahora sólo nos queda preguntaros ¿os apetece jugar en la nube?

 

Anuncios

BYOC: Bring Your Own Cloud

El principal problema que se le achaca al BYOD es la seguridad. Pues bien, para aliviar ese problema está el BYOC o Bring Your Own Cloud.

"Cloud Computing Diagram" by scottchan

“Cloud Computing Diagram” by scottchan

De los múltiples destinatarios del BYOC nos vamos a centrar en los que consideramos los dos nichos más importantes a los que llega y que no son otros que las empresas y los centros educativos.

Permitir o fomentar el BYOD en las empresas supone correr el riesgo de que los empleados no sepan controlar técnicamente que sus dispositivos sean seguros. Y este riesgo es directamente proporcional no sólo al número de empleados implicados en el proceso sino también al grado de conocimientos técnicos de cada uno de ellos. A esta inseguridad “técnica” habría que sumarle la posibilidad de pérdida del dispositivo personal por extravío o robo.

Y aquí entra en juego el beneficio que supone el almacenamiento en la nube, porque si los empleados utilizan sus dispositivos para conectarse a sistemas corporativos cloud, el riesgo de inseguridad se reduce o anula dado que con estos sistemas el almacenamiento y el proceso de datos se externaliza, pasando del dispositivo personal a la nube y garantizando que los documentos corporativos estén seguros tanto si son atacados como si se han extraviado o si han sido robados.

Imaginemos ahora el otro escenario que os proponíamos. Vayamos al ejemplo de los centros escolares o de las universidades.

Estamos recién inmersos en la vuelta al cole post vacaciones y muchas familias agradecerían no tener unos desembolsos económicos que en algunos casos son asfixiantes y más en los tiempos que corren. La inversión en un dispositivo para cada niño se amortiza rápidamente y enlazar a sistemas en la nube donde cada alumno puede contar con el material didáctico de cada asignatura, totalmente actualizado y disponible en todo momento se hace bastante apetecible. Para que veáis con cifras más concretas este coste os proponemos leer el siguiente artículo de Europa Press fechado el pasado día 2 de septiembre.

Sí, sí, somos conscientes de que las editoriales de material escolar no coincidirán, en absoluto, con nuestro punto de vista pero compensaremos su no coincidir con nosotros con el apoyo que seguro dan a nuestra apuesta desde las organizaciones “verdes”. Porque bajo nuestro punto de vista, a los beneficios ya conocidos del almacenaje en la nube (conectividad online, movilidad y ahorro de costes) se le unen en este caso otras ventajas como son:

  • La familiarización y el fomento en la creación de comunidades de aprendizaje, que, a nuestro entender, son y van a seguir siendo el estandarte de futuro de la educación a nivel mundial

  • el ahorro energético en papel y en material escolar.

  • el “alivio” a los estudiantes de tener que acarrear a diario con una carga ingente de libros a cuestas.

Para terminar os dejamos un video del profesor Gary Abud de la Groisse Point North High School para REMC Connected Educator Series y titulado BYOD donde se explican de forma clara las ventajas del BYOD y de sistemas de almacenamiento en la nube como Google Drive y Dropbox y que son dos de los productos de nuestra plataforma Qloudial.

¿Qué os ha parecido? ¿Os animáis a apostar por el BYOC? Algunos ya apostamos por ello ¿porqué no ser tú el siguiente?

 

Deportes + Big data + Almacenamiento en la nube:

¿Hasta dónde llegan los tentáculos del gran pulpo que es el almacenamiento en la nube? Sin duda la respuesta es que llegan mucho más lejos de lo que nos imaginamos.  Hoy me voy a centrar en uno de esos tentáculos del “octopuscloud” y de cómo se relaciona con los deportes a través del Big data.

Vamos por partes, lo primero es aclarar cómo influye a día de hoy el Big data en los deportes. Según Digitalade la mitad de los 30 equipos de la NBA utilizan un relativamente nuevo servicio denominado SportVU que recoge más de un millón de datos por cada 48 minutos de partido. Consiste en instalar cámaras que a través de algoritmos recogen los datos que luego se monitorizan para elaborar las estadísticas de cada jugador. Este tipo de cámaras también se utilizan ya en los partidos de la UEFA Champions League y permiten recopilar información que luego se utilizará, por ejemplo, en los diseños de las estrategias de los entrenadores para cada partido. Por si aún no lo veis claro, os adjunto un artículo de Running Hacks sobre el Red Bull Project y más, incluye dos videos que no tienen desperdicio.

"Football On Green Grass" by tungphoto

“Football On Green Grass” by tungphoto

 Vale, ahora ya tenemos claro que deporte y Big data van de la mano, pero ¿cómo enlaza esto con el cloud storage? Para contestar voy a apoyarme en otra pregunta ¿cuáles, en realidad, quiénes son las variables principales en la ecuación – mundo deportivo – Big data? 

Se me ocurren cuatro respuestas:

   Los equipos, asociaciones y clubes:

Su meta es provocar el engagement de los seguidores por medio del análisis de las estadísticas que no hacen otra cosa que reflejar lo que el público quiere. A través de la nube, cualquier dato histórico y actual puede ser consultado a tiempo real permitiendo una interacción de la comunidad que acaba convirtiéndose en un refuerzo natural de la marca. Y es que, si hay dos mundos que tienen clara la importancia de convertir clientes en fans apasionados de la marca esos son las industrias del entretenimiento y de los deportes. Sirva como ejemplo ilustrativo el artículo de Solomarketing en el que nos hablan de como los dos principales equipos de futbol españoles, Real Madrid y FC Barcelona, han obtenido las puntuaciones más altas en el ranking de valor de participación de sus seguidores en campañas de social video online, por delante de grandes equipos mundiales de otros deportes como Fórmula 1, NBA o NFL.

El almacenamiento cloud permite acercar, en tiempo real, a los seguidores lo que cada entrenador conoce de estrategias, lo que cada jugador supone técnicamente, cómo es cada golpe o cómo debería ser. Según Brian Kopp, vicepresidente de estrategia y desarrollo de Stats “esencialmente se está añadiendo contesto al juego”.

 

  Los entrenadores:

En este caso, se trata de analizar todos los datos para luego conseguir la mayor eficiencia de cada jugador en cada jugada. Lograr el máximo aprovechamiento físico y técnico para el desarrollo de las distintas tácticas de juego. También sirve para programar y sincronizar entrenamientos, reuniones y calendarios de una forma rápida y online, así como, para informar de la cancelación, cambio en la localización o en el horario de un entrenamiento.

 

  Los propios deportistas:

A ellos les sirve para mejorar sus marcas y sus técnicas, así como, para compartir videos de atletas entre sí o con los entrenadores (Vimeo y Youtube ya facilitan sus plataformas para estos menesteres) e incluso distribuir los videos propios de una forma mucho más ordenada e incluso para remitir plantillas con los resúmenes de los entrenamientos diarios.

 

  Los fans y seguidores:

Se les habilita la opción de obtener estadísticas y datos actualizados que poder compartir con otros seguidores. Es una forma de empoderarles y hacerles sentir parte del equipo o de la comunidad de cada deportista. Se les proporcionan los medios para interactuar en aquello que les apasiona.

Bueno, en principio todo parecen ser ventajas pero con tanto dato y tanta tecnología ¿no estaremos deshumanizando el deporte en general? Hay quien piensa que muchos deportistas ya habían vendido parte de su alma y de su espíritu deportivo por el negocio puro y duro. Y, la verdad es que, si echamos un vistazo a las cifras que obtienen algunos sólo a través de la publicidad de ciertas marcas cuesta creer que no la hayan perdido del todo. ¿Esto es así realmente o la justificación a tanto algoritmo pasa porque cuántos más datos y más análisis mayor es el espectáculo? Porque ¿esto qué es? ¿deporte por deporte o that’s entertainment?…que diría aquel. Os dejo la reflexión….se aceptan opiniones.

Nuestros niños están en las nubes

En el momento de la historia tecnológica en el que nos encontramos, en el que incluso los mayores de 40 años, inmigrantes digitales, apuestan  por migrar “sí o sí” a la nube y de una forma exponencial,  ¿cómo podríamos obviar que los niños y adolescentes de nuestro entorno ven el cloud computing como una opción natural de futuro?

Hablamos de las generaciones “Y” y “Z”, nativos digitales que han llegado no con un pan sino con una tablet bajo el brazo las que son capaces de asumir, como lo más normal del mundo,  las ventajas que el almacenamiento en la nube trae consigo.

"Children's Day Card" by digitalart

“Children’s Day Card” by digitalart

“Ubicuidad, colaboración, espacio, disponibilidad desde cualquier dispositivo y en cualquier momento” son algunos de los términos que los críos de la “sociedad red” utilizan para definir el cloud storage.

“Juegos, música, fotografías, películas, conocimientos, dudas y amigos” es lo que comparten entre sí, porque ven la nube como un lugar donde compartir creatividad e ideas frescas y donde desarrollarse en el aprendizaje de temas de interés sin ningún límite, sin fronteras de espacio o idioma y sin coste alguno.

La prestigiosa firma Accenture resume en el siguiente vídeo lo que los niños piensan del cloud computing.

Pero vamos a analizar un poco más en profundidad a nuestros cachorros y para ello vamos a comparar a las dos últimas generaciones, a los homo sapiens digitales:

¿Con qué palabras definimos al gen “Y”?: Sin fronteras, sin distancias, sin horarios, adaptables a los cambios, impacientes, ágiles, flexibles, independientes, con un concepto de autoridad diferente, ambiciosos, exigentes, siempre interconectados, siempre disponibles, reticentes a la educación convencional, utilizan más el lado derecho del cerebro vinculado con la creatividad (en contra de la generación anterior, la X, que utiliza más el lado izquierdo el lado lógico analítico). La educación que han recibido es mayor y mejor, han viajado bastante y se encuentran cultural y tecnológicamente conectados en un mundo global lo que les hace más abiertos, comprensivos y tolerantes.

¿Y qué hay de la generación “Z”?: Pues a los nacidos bajo el gen “Z” por algo se les llama la generación silenciosa, iGen y generación net. Están acostumbrados a las interacciones sociales mediante medios virtuales, dejando un poco de lado las interacciones sociales reales, son impacientes y buscan la inmediatez en todo momento, son capaces de crear comunidades de cualquier tema y de colaborar en ellas a través de internet sin conocer personalmente a nadie, les cuesta desarrollarse en hablar en público y el tema de la privacidad es bastante controvertido para ellos, tienen vidas totalmente estructuradas por actividades y debido a esto algunos investigadores sociales afirman que los miembros de esta generación Z tendrán como bandera la ética laboral y social, siendo mucho más individualistas y asociales que las anteriores generaciones.

Al hilo de estos datos, extraemos un par de párrafos representativos del artículo:

“¿Cómo lidiar con el copy/past? Educando a nativos digitales”  escrito por Marcela Momberg para “Educación 2.0 y redes sociales”.

“…Primero todo se comparte, para no sólo aportar a la comunidad sino que para posicionarse en ella, a través de las creaciones personales. La colaboratividad es su norte”.

“…Si no saben cómo hacer una actividad, tarea o investigación, buscan un tutorial en la nube, una vez hallada la usan, modifican y vuelven a publicar. Son hábiles navegadores, acostumbrados a “red educarse” en absoluta orfandad escolar…”

Visto lo visto, podemos terminar diciendo que, el mundo del cloud storage, del almacenamiento en la nube, tiene sus mayores embajadores, a sus aliados naturales entre los millennials y los iGens, aunque los de la generación “X”, los de la generación Nocilla ya estén con las pilas puestas para no quedarse atrás.