¿En vías de estar controlados por Robots y Wearables?

Recientemente he leído un par de artículos que, francamente, me han hecho pensar y, lo admito, también me han preocupado un poquito.

"Pensamientos" por Julio Aedo

“Pensamientos” por Julio Aedo

En el primer artículo y que firma Cloudtweaks se habla de cómo empresas como Hitachi y Kronos están desarrollando dispositivos wearables que integrar en los centros de trabajo.

Hasta aquí todo normal ¿no?

Pero, estos Wearables incluyen sensores que detectan y monitorizan desde con quién habla cada empleado, hasta la duración y la frecuencia con que se realizan dichas conversaciones, de forma que, los responsables correspondientes pueden controlar quien es más activo en las reuniones o quien pasa demasiado tiempo lejos de su escritorio.

Como todo en esta vida, este “control” entiendo que tiene sus pros y sus contras. Puede ser una buena forma de medir la productividad y la proactividad personal de cada trabajador pero también puede ser una medida de control que se les escape de las manos y que acabe suponiendo un claro “acoso” para los empleados.

Digamos que, al final, los sistemas de control laboral vía wearables se pueden convertir en un arma de doble filo y en caso de implementarse con singular alegría pueden acabar en demandas por espionaje, en faltas contra la privacidad o en políticas de abuso de poder de las empresas contra los empleados.

Si el uso de estos wearables es voluntario y si dichos dispositivos suponen la forma de aumentar la productividad de cada trabajador se puede entender pero la línea que separa ésta búsqueda de la productividad del control injustificado de los trabajadores es tan delgada que el más mínimo detalle puedo suponer el detonante de un problema ¿estáis de acuerdo?

Buscar herramientas de mejora que supongan avances laborales me parece genial pero creo ser realista y no negativa cuando os digo que empiezo a sentir un cierto desasosiego, como si una epidemia de deshumanización total se extendiera a nuestro alrededor.

"Extendiéndose" por Julio Aedo

“Extendiéndose” por Julio Aedo

Y en línea con esta deshumanización está el segundo artículo que os mencionaba al principio y que basándose en un reciente estudio de Pew Research Center habla del riesgo de que para 2025 muchos de nuestros trabajos sean realizados por robots y desaparezcan muchas de las profesiones que conocemos hasta el momento como “humanas”.

¿Se estará acercando el Apocalipsis? ¿Conseguirán las nuevas corrientes Ludistas frenar el impresionante avance de las máquinas? ¿Es la inteligencia artificial el demonio que va a dejar en la calle a millones de trabajadores que se verán sustituidos por el robot de turno?

Para vuestra tranquilidad os diré que parece que el tema no está del todo claro.

De hecho, los 1.800 académicos y expertos en industria, trabajo y nuevas tecnologías entrevistados en el estudio de Pew no se acaban de poner de acuerdo al valorar el impacto que la Inteligencia Artificial y los robots van a tener en el futuro mercado laboral.

Un 48% de los encuestados en el estudio se decantan por pensar que las máquinas van a seguir un avance imparable y van a suponer que se corte la cabeza (en sentido figurado) a los trabajadores no sólo dedicados a procesos manuales sino también a los de traje.

Estos nuevos Ludistas ven, como principal consecuencia, una ruptura social en forma de desigualdad de clases y destrucción de empleo que supondría un problema muy muy gordo para muchos sectores económicos y auguran, incluso, la desaparición de la clase media.

Antes de seguir adelante os dejo la definición de Wikipedia de Ludismo para que quede todo más claro.

“El ludismo (Luddism, en inglés) fue un movimiento obrero que adquirió auge en Inglaterra a partir del odio hacia las máquinas. Sus seguidores se llamaban ludistas o luditas (Luddites en inglés), nombre que tomaron de Ned Ludd. El ludismo representaba las protestas de los obreros contra las industrias por los despidos y los bajos salarios ocasionados por la introducción de las máquinas. Estas revueltas eran desorganizadas y los obreros atentaban contra las máquinas destruyéndolas.”

En el otro lado de este cuadrilátero (empleando el símil de boxeo) se encuentra el otro 52% de los encuestados que siguiendo un perfil más pro-tecnológico piensan que las máquinas necesitan personas humanas que las diseñen, las pongan en marcha y las mantengan y que la capacidad del ser humano para sobreponerse a las adversidades va a hacer que se diseñen nuevas profesiones para sustituir a las que el avance tecnológico va a destruir. Defienden incluso que ciertas profesiones nunca podrán ser automatizadas y que la clave estará en saber adaptarse a los cambios y buscar las oportunidades laborales que vayan surgiendo.

"Adaptación" por Julio Aedo

“Adaptación” por Julio Aedo

Si estáis interesados en el informe completo de Pew Research Center aquí tenéis el enlace .

Una vez leído todo esto ¿qué pensáis? ¿Asistimos a un proceso de pérdida generalizada de valores base como personas y nos estamos convirtiendo en maquinitas con patas? ¿Corremos un serio riesgo de que nuestros trabajos sean asumidos por robots y nuestros puestos de trabajo controlados por wearables o no es para tanto?

Para terminar con una sonrisa os dejo dos perlas que Twitter y Toshiba se inventaron para reírse de sí mismos y de los wearables y celebrar el April Fools´ Day 2014 (día de los inocentes en países anglosajones) espero que los disfrutéis:

Anuncio del Twitter Helmet, lo más de lo más en Wearables de Twitter (no tiene desperdicio)

Twitter helmet

Y el video con el que Toshiba presentó lo último de lo último en tecnología wearable, el DiGiT

Si os ha gustado este artículo os animo a compartirlo y a interactuar. Y si lo que queréis es recibir una notificación cada vez que haya una entrada nueva en el Blog de Alice in Social Media Land, sólo tenéis que suscribiros en el botón de “suscribirse al Blog”. Gracias.

Cómo usar Slideshare en la búsqueda de empleo

La versión más popular de Slideshare es como plataforma de creación de contenido pero ¿conocemos otras de sus opciones que nos pueden ayudar y mucho?

"Mil funciones desconocidas" por Julio Aedo

“Mil funciones desconocidas” por Julio Aedo

Bueno, estoy dando por supuesto que todos conocemos esta plataforma pero quizás estoy presuponiendo demasiado, así que, por si acaso, un breve comentario de lo que es antes de pasar a palabras mayores. Para los que la usáis será un mini repaso y para los que queréis saber en qué consiste el preámbulo de una bonita amistad. Sí, os advierto que Slideshare engancha.

¿Qué es Slideshare?

Pues por hacerlo corto, diremos que es una plataforma en la que subimos y compartimos nuestras presentaciones de Powerpoint, OpenOffice y Microsoft Office.

¿Queréis ver una versión menos corta pero más explicativa? Pues echad un vistazo en (como no) esta presentación de la propia Slideshare.

 

También podéis ampliar datos en mi artículo titulado “10 utilidades de Slideshare”

Opciones menos conocidas de Slideshare

A la ya mencionada de creación de contenido se unen otras posibilidades como son la de compartir y la de buscar contenido de otros que nos parezca interesante o de ayuda.

Pero también ofrece otras opciones como mostrar nuestro perfil profesional y nuestro perfil de empresa en el caso de que seamos una compañía.

"Mi perfil" por Julio Aedo

“Mi perfil” por Julio Aedo

Si os parece, mejor vamos por partes y no mezclamos cosas, de forma que esta semana vamos a centrarnos en cómo beneficiarnos de Slideshare para nuestra búsqueda de empleo y la semana que viene nos meteremos en harina con Slideshare para empresas ¿hace?

Slideshare y la búsqueda de empleo

Antes de seguir adelante quiero apuntaros algo que considero importante y es que, Slideshare lleva funcionando desde Octubre de 2006 pero en Mayo de 2012 la gigante LinkedIn la adquiere en lo que yo interpreto como una operación magnífica que posibilita a la red de contactos profesionales un paso más allá. ¿Por qué lo interpreto así? Pues porque con esta compra LinkedIn se asegura una plataforma ya consolidada en la que sus usuarios pueden subir y compartir, de forma fácil, presentaciones, infografías, documentos, videos, PDFs e incluso las tan de moda Webinars.

Dicho esto y visto que LinkedIn apuesta por el perfil profesional de su adquisición vamos a concretar y ver cómo nos ayuda en la práctica en la búsqueda de empleo.

Tips recomendables

1-  Rellenar el perfil de la plataforma de la manera más completa posible: señalando lo que hacemos, nuestros estudios, nuestras inquietudes, nuestros logros, nuestros proyectos, …
2- Generar contactos de calidad, gente del entorno profesional en el que nos movemos y que nos interesa que vea nuestro contenido que, dicho sea de paso, es nuestra mejor tarjeta profesional. Por otro lado, nos sirve para descubrir personas que nos pueden resultar interesantes profesionalmente hablando.

"Apoyo mutuo" por Julio Aedo

“Apoyo mutuo” por Julio Aedo

3-  Demostrar vía presentaciones propias nuestros conocimientos concretos sobre temas específicos y relacionados con lo que hacemos. De forma que, nos aprovechemos de la viralidad de Slideshare para llegar a reclutadores, Head hunters, empresas de selección o empresas que buscan un perfil como el nuestro.
4-  Vincular las presentaciones al perfil de LinkedIn, de forma que compartamos contenido que pueda ser relevante para un reclutador interesado en nosotros.
5-  Compartir las presentaciones a través de Twitter y otras redes sociales, dándoles una mayor visibilidad. De esto, os puedo dar fe personalmente. Os lo explico: además de en “Alice in Social Media Land” colaboro como Community Manager en “Mano a Mano con Cari” y os puedo asegurar que en los dos casos el nivel de visitas y de interacciones una vez que he “publicitado” en Redes las presentaciones es mucho mayor.
Slideshare potencia nuestra presencia online y es una herramienta al servicio de nuestra marca personal, al igual que puede serlo nuestro blog.

"Estoy presente en todas partes" por Julio Aedo

“Estoy presente en todas partes” por Julio Aedo

Hay otra opción que es publicar expresamente en Slideshare una especie de CV en la que repasemos nuestros méritos y logros, nuestros estudios y todo aquello que profesionalmente queramos destacar.

Aquí hay opiniones para todos los gustos desde los que están a favor porque lo ven como una medida original de mostrar nuestro perfil profesional a quien se opone frontalmente porque considera que esta plataforma debe mostrar trabajos y no debe utilizarse para hacer un resumen de nuestro perfil porque para ello ya están habilitados campos específicos en el perfil de usuario.

No voy a entrar a discutir cual de las dos opciones es la buena, os traslado a vosotros la tarea de decidir y yo simplemente os dejo una presentación que a día de hoy tiene más de 284.000 visitas, es de Jordan McDonnell y lleva el título de “This is not my resume” aunque en realidad sí contiene todos los ingredientes para ser un CV en regla.

 

Y para terminar os dejo enlaces a las cuentas de Slideshare que administro para que, si os interesa, echéis un vistazo  a los trabajos publicados.

Los trabajos de Alice in Social Media Land se mueven en el campo de medios sociales y los trabajos de Mano a Mano con Cari en el campo de las manualidades.

Dos temáticas totalmente distintas con un fin común que es publicitar a los profesionales que tienen detrás.

Si os ha gustado este artículo os animo a compartirlo y a interactuar. Y si lo que queréis es recibir una notificación cada vez que haya una entrada nueva en el Blog de Alice in Social Media Land, sólo tenéis que suscribiros en el botón de “suscribirse al Blog”. Gracias.

Cómo rechazar presupuestos de trabajo con educación

Hoy os voy a contar otra historia, pero esta vez, desgraciadamente, es real como la vida misma y encima llueve sobre mojado.

"Llueve sobre mojado" por Julio Aedo

“Llueve sobre mojado” por Julio Aedo

La semana pasada la amiga de una amiga que se está haciendo un hueco como profesional en esto del Social Media me contó algo que me impactó. Os lo resumo.

Para abreviar vamos a llamar a la amiga de mi amiga, no sé… uhmmmm… por ejemplo… “Alice” (silbido de disimulo).

Bien, pues Alice había presentado un presupuesto a la propietaria de un negocio relacionado con la salud (omito nombre y sector) para prestar servicios de SMM y CM, uséase servicios como Social Media Manager y como Community Manager. En cristiano, para gestionar los medios sociales del negocio en cuestión, para diseñar la estrategia de Marketing digital y para alguna que otra cosilla más.

El paso siguiente (que es en lo que habían quedado) era esperar la decisión de si aceptaban sus servicios o no.

"El tiempo corre" por Julio Aedo

“El tiempo corre” por Julio Aedo

Dos decisiones posibles y dos respuestas posibles:

Primera decisión y su consiguiente respuesta: – Alice, que sí, que iniciamos relaciones profesionales contigo.

Segunda decisión: – Alice, sentimos no poder seguir adelante con la propuesta de colaboración que nos presentas, otra vez será.

Pero, lamentablemente había una tercera opción que a nuestra protagonista se le escapaba y que le llegó después de dos semanas de espera.

Una noche a nuestra chica Social Media le salta una alerta de un nuevo follower (seguidor) en Twitter.

Sí, el negocio relacionado con la salud le estaba siguiendo en la red social del pajarito pero no, no adelantéis acontecimientos ni os ilusionéis porque no era con el fin que os estáis imaginando.

De repente, Alice se encuentra con que el negocio con el que estaba (creía) en negociaciones había retomado sus publicaciones paradas durante tiempo en Twitter, Facebook y también se había dado de alta en un servicio de blogging llamado Jux.

Además estaban siguiendo los consejos de Alice de publicar con un mínimo de continuidad para dar un poco de vida a sus temas en medios sociales, tal y como, ella hacía en sus propios medios.

"Continuidad" por Julio Aedo

“Continuidad” por Julio Aedo

Os imaginaréis que no entendía nada y no podía parar de preguntarse lo siguiente:

¿Qué necesidad tiene la gente de ser tan poco educada? ¿Tan difícil es decir “lo siento” no vamos adelante con tu presupuesto? ¿Qué necesidad de quedar mal cuando quedar bien es tan sencillo?

La respuesta le llegó después de horas de pensar y pensar. La respuesta se llama “Educación” y se apellida “Elegancia”.

Me comentaba “la amiga de mi amiga” que en el calentón hasta se le pasó por la cabeza hacer una campaña de sensibilización del personal usando algunos de los siguientes hashtags: #communitymanagerssinfronteras, #asociaciondeprofesionaleselegantes,  #salvemoselsaberestar o #alaalturadelascircunstancias, todos ellos excesivamente largos pero muy descriptivos de la situación.

Finalmente y como tenía la conciencia tranquila por haber hecho su trabajo con profesionalidad se quedó dormida, y esa noche, en sueños, se le ocurrió este manual de respuestas posibles y educadas y que pueden servir de ayuda para en futuras ocasiones no quedar tan “malamente”.

Manual de ayuda con posibles respuestas para rechazar un presupuesto:

Primera Situación – Es que me da vergüenza contestar que no acepto el presupuesto.

"Me da verguenza" por Julio Aedo

“Me da verguenza” por Julio Aedo

Respuesta: Ya, ¿y no te da vergüenza quedar de pena por no dar la cara?

Consejo para “vergonzosos”:

Se escribe un mail (no es necesario pasar el mal rato de llamar por teléfono) y se dice: lo siento pero en este momento y después de hacer números nos hemos dado cuenta de que no podemos meternos en este tema.

Otra opción: lo siento pero vamos a tener que llevarlo nosotros porque no amortizamos la inversión que supone contratar a un profesional que nos lleve el tema.

Y otra más: lo siento pero tu presupuesto se sale de nuestras posibilidades,….

Podría seguir por horas y todas las respuestas tendrían dos características en común: la negativa en la aceptación del presupuesto presentado y la buena educación.

Segunda situación – Va a ser mejor que no le conteste directamente pero le dejo un par de pistas para que pille la idea.

"Dando un rodeo" por Julio Aedo

“Dando un rodeo” por Julio Aedo

Respuesta: El contestar de forma indirecta para que se enteren pero sin mojarse no es identificable con vergüenza sino con cobardía y con mala educación.

Consejo para “indirectos”:

Las herramientas al alcance de la gran mayoría de nosotros para emitir respuestas son innumerables y no ejercitarlas dice muy poquito en nuestro favor y en concreto con respecto a nuestro perfil ético y profesional. Dar una respuesta a un profesional que está esperando un sí o un no es lo mínimo que se puede hacer, vamos digo yo (tachado adrede), dice Alice.

Tercera Situación – Si me callo ya se dará cuenta de que no sigo adelante, tonta no es.

"Silencio" por Julio Aedo

“Silencio” por Julio Aedo

Respuesta: No, no es tonta, es una persona con sentimientos y con una profesionalidad de la que tú deberías aprender.

Consejo para “calladitos”:

No hagas lo que no quieres que te hagan. ¿Te gustaría encontrarte en la misma situación?. ¿A qué te parecería injusto?

3 Tipos de personas nocivas a las que dirigir un presupuesto profesional:

  • El intruso: Ufff, ésto es muy caro y lo vamos a llevar nosotros, seguro que podemos.

Respuesta: Seguro que sí, sólo que tu trabajo olerá a aficionado y no a profesional, pero que quede claro que es una opción.

  • El regateador: Si me lo dejas más barato te acepto el presupuesto.
"Regateo" por Luis Maram

“Regateo” por Luis Maram

Gracias a Luis Maram (profesional de ésto) por darme permiso para utilizar su pin.

Respuesta: Querido o querida, recuerda que no estamos en el mercado de las especies de Estambul ni en el Khan El-Khalili de El Cairo. El regateo está fuera de lugar. ¿Te gusta a ti que tus clientes te regateen el precio del paracetamol? Pues eso, que lo que vale para ti tiene que valer para el que tienes enfrente.

  • El Trending- low cost: Quiero estar el primero en resultados de buscadores pero a precio “esclavo remero de galeras” también conocido como “precio becario”.

Respuesta: Este es el que previamente se ha dedicado a contarte lo importante que es como profesional y lo que están tirando precios sus malvados compañeros de profesión para hacerse con trabajos. El/Ella no piensa bajar un céntimo, si quieren calidad que la paguen.

Terminando…

Aquel fatídico jueves por la noche Alice entonó el “a Dios pongo por testigo que jamás volveré a bajar la guardia” pero después de volver a hablar con ella, me confiesa que después del berrinche inicial no piensa caer en esas miserias porque hay algo en lo que cree que es la elegancia, la clase y sobre todo, la educación, la buena educación.

"Elegancia" por Julio Aedo

“Elegancia” por Julio Aedo

Si te ha gustado este artículo te animo a que lo compartas o a que interactúes. Y si lo que quieres es recibir una notificación cada vez que haya una entrada nueva en el Blog de Alice in Social Media Land, sólo tienes que suscribirte en el botón de “suscribirse al Blog”. Gracias.

17 Estereotipos de Candidatos en Entrevistas

Aprovecho que “ocho apellidos vascos” arrasa en taquilla con su análisis de estereotipos para animarme a escribir hoy en el artículo sobre perfiles estándares de personas que no saben comportarse en una entrevista.

Estereotipos de candidatos

Estereotipando…

1. El pienso luego interrumpo: Si interrumpes al entrevistador das muestras de que no respetas lo que te está diciendo y que consideras que es mucho más importante lo que tú tienes que decir. Por mucho que tengas algo importante que rebatir no cortes la conversación, espera a que termine y haz tu pregunta o tu valoración.

2. El siempre llego tarde: Hacer esperar a la persona o las personas que te entrevistan es de pésimo gusto, programa el tiempo que necesitas para llegar y sal con margen para llegar en hora. De esta forma, llegarás relajado y tendrás tiempo para situarte en el lugar y no llegar con la lengua fuera y agobiado.

3. El disperso: Nada de irse por las ramas. Has de ser concreto. Sintetiza tus respuestas y no des más información de la que se te pide. Que vean que eres capaz de concretar.

4. El monosilábico: Una cosa es ser concreto y sintetizar tus respuestas y otra muy distinta es responder con sí o no. En tal caso el entrevistador se encontrará con el dilema de adivinar si eres tímido, si no sabes contestar a lo que te están preguntando o si simplemente pasas y lo que tienes es un desinterés por el puesto como la copa de un pino. En cualquier caso la impresión es negativa.

5. El no me arreglo: No es cuestión de emperifollarse pero tampoco de ir vestido como si fueras a dar un paseo, una cosa es vestir casual-informal y otra ir a una entrevista de trabajo como si fueras a hacer senderismo. Cuida tu indumentaria, los colores elegidos son importantes, no lleves prendas viejas ni sucias y tampoco te bañes en perfume. Ducha sí, marear a los entrevistadores con tu fragancia no.

6. El cuanto voy a ganar: La negociación salarial generalmente no tiene lugar en la primera entrevista, por mucho que quieras saber (y más en los tiempos que corren) si tu sueldo va a ser digno o si va a ser un infra-sueldo. Toca esperar a que saquen el tema o a que el proceso avance.

7. El me gusta improvisar: Preparar la entrevista no te garantiza el puesto pero sin duda te ayuda. Infórmate de la política corporativa, investiga noticias de prensa sobre nuevos pedidos o hechos destacados, que vean que muestras interés por lo relacionado con la empresa que quiere contratarte. Sí, lo sé, esto sólo se puede preparar cuando de antemano se conoce el nombre de la empresa contratante pero hay muletillas estándar que se pueden utilizar.

8. El soy la estrella: No, no eres la estrella de esta película eres un protagonista principal y como tal has de actuar, ciñéndote a tu papel que es el de candidato y no el de entrevistador. Nunca te sientes en la cabecera de la mesa. Hay varias opciones que van desde preguntar dónde has de sentarte a elegir un sitio al lado de la cabecera donde veas que va a sentarse el entrevistador.

9. El miento más que hablo: Al final te acaban cazando, recuerda que ellos están acostumbradísimos a entrevistar gente y son profesionales en el tema. Tienen un sexto sentido para detectar las mentiras y tú no eres tan bueno como para mentir y que no te “cachen”.

10. El no sin mi móvil: Es tan sencillo como ponerlo en modo silencio. Hay pocas cosas tan odiosas como que a mitad de una entrevista o de una reunión importante suene el teléfono de alguien. Lógico que se considere como una falta de educación supina.

11. El paso de todo: Un error garrafal es irse de la entrevista sin mostrar interés por la empresa o por el puesto. No está de más que antes de marcharte preguntes de forma educada si te consideran como un posible candidato o si creen que tienes opciones de pasar a la siguiente fase en la selección de candidatos al puesto.

12. El niño de mamá: Te recuerdo que vas a una entrevista profesional y que llegar acompañado por un familiar que se dedica a esperar que salgas, preguntando de cuando en cuando a la secretaria por cómo vas, no da una imagen muy seria que se diga. Las empresas requieren profesionales adultos y autónomos y no les interesa saber que tienes un clan familiar que te apoya y que te quiere.

13. El tengo un objetivo: Este candidato es el que tiene como principal preocupación enterarse de cuando le corresponden vacaciones, cuantos días personales tiene al año y el número total de horas a trabajar por convenio. No es el momento de esto, querido, ya habrá tiempo de que te enteres.

14. El no fue culpa mía: Echar balones fuera todo el rato no es la estrategia. No se trata de asumir los errores ajenos pero tampoco de auto-exculparse de forma compulsiva.

15. El navaja suiza: Esto es, el multiusos y no, no me refiero a un candidato polivalente sino a aquellos que saben hacer un poco de todo y un mucho de nada. Si no eres un Knowmad mejor que selecciones las entrevistas a las que acudes y que te limites a acudir sólo a aquellas en las que eres especialista. Otra cosa muy distinta es que una vez dentro, no rechaces nuevos retos profesionales porque suponen una tarea que no has hecho nunca. En muchos casos la opción “puedo aprender, formarme y acometer la nueva tarea” es un punto extra.

16. El impulsivo:Toma la entrevista con toda la calma de la que seas capaz, piensa antes de decir y/o hacer, porque acelerarse y arriesgarse a dar una respuesta o actuar de manera irreflexiva puede suponer que estés fuera del proceso.

17. El tragedia griega: Una entrevista no es el lugar idóneo para que interpretes tu tan ensayado papel de Prometeo o Medea (depende del caso). Presentarte ante un responsable de Recursos Humanos sin ser citado o buscando desesperadamente llamar la atención como medida distintiva ante otros candidatos no suele dar buenos resultados. Generalmente se busca guardar las formas y demostrar que se tienen modales y, saber comportarse en cada situación es un punto a favor. Deja de meterte en el papel de los personajes de Sófocles porque en este caso no te ayudan.

¿Quieres ver las fotos que he elegido para cada candidato? Aquí las tienes.

 

Y ahora sólo espero que no te sientas identificado con ninguno de ellos.

*Nota: Las Fuentes de imágenes se mencionan en la presentación.