17 Estereotipos de Candidatos en Entrevistas

Aprovecho que “ocho apellidos vascos” arrasa en taquilla con su análisis de estereotipos para animarme a escribir hoy en el artículo sobre perfiles estándares de personas que no saben comportarse en una entrevista.

Estereotipos de candidatos

Estereotipando…

1. El pienso luego interrumpo: Si interrumpes al entrevistador das muestras de que no respetas lo que te está diciendo y que consideras que es mucho más importante lo que tú tienes que decir. Por mucho que tengas algo importante que rebatir no cortes la conversación, espera a que termine y haz tu pregunta o tu valoración.

2. El siempre llego tarde: Hacer esperar a la persona o las personas que te entrevistan es de pésimo gusto, programa el tiempo que necesitas para llegar y sal con margen para llegar en hora. De esta forma, llegarás relajado y tendrás tiempo para situarte en el lugar y no llegar con la lengua fuera y agobiado.

3. El disperso: Nada de irse por las ramas. Has de ser concreto. Sintetiza tus respuestas y no des más información de la que se te pide. Que vean que eres capaz de concretar.

4. El monosilábico: Una cosa es ser concreto y sintetizar tus respuestas y otra muy distinta es responder con sí o no. En tal caso el entrevistador se encontrará con el dilema de adivinar si eres tímido, si no sabes contestar a lo que te están preguntando o si simplemente pasas y lo que tienes es un desinterés por el puesto como la copa de un pino. En cualquier caso la impresión es negativa.

5. El no me arreglo: No es cuestión de emperifollarse pero tampoco de ir vestido como si fueras a dar un paseo, una cosa es vestir casual-informal y otra ir a una entrevista de trabajo como si fueras a hacer senderismo. Cuida tu indumentaria, los colores elegidos son importantes, no lleves prendas viejas ni sucias y tampoco te bañes en perfume. Ducha sí, marear a los entrevistadores con tu fragancia no.

6. El cuanto voy a ganar: La negociación salarial generalmente no tiene lugar en la primera entrevista, por mucho que quieras saber (y más en los tiempos que corren) si tu sueldo va a ser digno o si va a ser un infra-sueldo. Toca esperar a que saquen el tema o a que el proceso avance.

7. El me gusta improvisar: Preparar la entrevista no te garantiza el puesto pero sin duda te ayuda. Infórmate de la política corporativa, investiga noticias de prensa sobre nuevos pedidos o hechos destacados, que vean que muestras interés por lo relacionado con la empresa que quiere contratarte. Sí, lo sé, esto sólo se puede preparar cuando de antemano se conoce el nombre de la empresa contratante pero hay muletillas estándar que se pueden utilizar.

8. El soy la estrella: No, no eres la estrella de esta película eres un protagonista principal y como tal has de actuar, ciñéndote a tu papel que es el de candidato y no el de entrevistador. Nunca te sientes en la cabecera de la mesa. Hay varias opciones que van desde preguntar dónde has de sentarte a elegir un sitio al lado de la cabecera donde veas que va a sentarse el entrevistador.

9. El miento más que hablo: Al final te acaban cazando, recuerda que ellos están acostumbradísimos a entrevistar gente y son profesionales en el tema. Tienen un sexto sentido para detectar las mentiras y tú no eres tan bueno como para mentir y que no te “cachen”.

10. El no sin mi móvil: Es tan sencillo como ponerlo en modo silencio. Hay pocas cosas tan odiosas como que a mitad de una entrevista o de una reunión importante suene el teléfono de alguien. Lógico que se considere como una falta de educación supina.

11. El paso de todo: Un error garrafal es irse de la entrevista sin mostrar interés por la empresa o por el puesto. No está de más que antes de marcharte preguntes de forma educada si te consideran como un posible candidato o si creen que tienes opciones de pasar a la siguiente fase en la selección de candidatos al puesto.

12. El niño de mamá: Te recuerdo que vas a una entrevista profesional y que llegar acompañado por un familiar que se dedica a esperar que salgas, preguntando de cuando en cuando a la secretaria por cómo vas, no da una imagen muy seria que se diga. Las empresas requieren profesionales adultos y autónomos y no les interesa saber que tienes un clan familiar que te apoya y que te quiere.

13. El tengo un objetivo: Este candidato es el que tiene como principal preocupación enterarse de cuando le corresponden vacaciones, cuantos días personales tiene al año y el número total de horas a trabajar por convenio. No es el momento de esto, querido, ya habrá tiempo de que te enteres.

14. El no fue culpa mía: Echar balones fuera todo el rato no es la estrategia. No se trata de asumir los errores ajenos pero tampoco de auto-exculparse de forma compulsiva.

15. El navaja suiza: Esto es, el multiusos y no, no me refiero a un candidato polivalente sino a aquellos que saben hacer un poco de todo y un mucho de nada. Si no eres un Knowmad mejor que selecciones las entrevistas a las que acudes y que te limites a acudir sólo a aquellas en las que eres especialista. Otra cosa muy distinta es que una vez dentro, no rechaces nuevos retos profesionales porque suponen una tarea que no has hecho nunca. En muchos casos la opción “puedo aprender, formarme y acometer la nueva tarea” es un punto extra.

16. El impulsivo:Toma la entrevista con toda la calma de la que seas capaz, piensa antes de decir y/o hacer, porque acelerarse y arriesgarse a dar una respuesta o actuar de manera irreflexiva puede suponer que estés fuera del proceso.

17. El tragedia griega: Una entrevista no es el lugar idóneo para que interpretes tu tan ensayado papel de Prometeo o Medea (depende del caso). Presentarte ante un responsable de Recursos Humanos sin ser citado o buscando desesperadamente llamar la atención como medida distintiva ante otros candidatos no suele dar buenos resultados. Generalmente se busca guardar las formas y demostrar que se tienen modales y, saber comportarse en cada situación es un punto a favor. Deja de meterte en el papel de los personajes de Sófocles porque en este caso no te ayudan.

¿Quieres ver las fotos que he elegido para cada candidato? Aquí las tienes.

 

Y ahora sólo espero que no te sientas identificado con ninguno de ellos.

*Nota: Las Fuentes de imágenes se mencionan en la presentación.